texto-obituario2

Despídete con la imagen que te gustaría ser

recordado; nosotros crearemos el audiovisual.

 

          Podemos alcanzar a entender cuál es nuestro

propósito en la vida. Nos ayuda a no sentirnos

como barcos a la deriva. Sin dirección alguna.

Pero puede que no tengamos ningún propósito,

y sin embargo, deseemos vivir el máximo como

nos sea posible, conservando dinero, amor,

amigos, confort…

 

Este puede ser un propósito, aunque si lo

observamos en la distancia, resulta un poco

pobre. No nos satisface, no nos lleva a ningún

sitio y sólo nos mantiene aferrados a nuestras

posesiones; en el mejor de los casos.

 

Hemos realizado sacrificios, hemos afrontado

dificultades, unas veces complicadas y otras

complejas. Dificultades que nos han enseñado

a definir y elegir entre nuestras contradicciones.

En ocasiones las hemos solucionado y en otras,

sencillamente no hemos sabido qué hacer. Y no

hemos hecho nada.

 

Ahora podemos sincerarnos con nosotros mismos,

y con los demás. Hablar de frente, sin saber qué

habrá más allá de la vida. Registrarlo para que otros

alcancen a entendernos, si todavía no lo hacen. Ahora

tenemos la ocasión de concedernos una segunda

oportunidad.

 

Quizás sea lo único por lo que ha valido la pena ser.